miércoles, 25 de mayo de 2022

Permítetelo

Permítete aprender a escribir desde la felicidad,
permítete aprender a verte cómo ellas te ven.

A la sombra de los robles
tejimos cuidados en la distancia
y ser feliz,
y ser feliz,
y liberarnos de nuestros miedos
para abrir a nuestros sueños las alas.

Salta,
para llegar siempre más allá,
salta.

Nos tenemos y ya no nos soltamos las miradas.

Yo solo canto las verdades
amistades, borracheras, risa eterna
hoy solo toca divertirse
despedazar tu parte triste.

Salado sabor en la brisa de Guérande

La amistad es como esa gota de agua
que estalla en mil direcciones,
salpicando felicidad
sin poder controlarla,
sin poder evitar
que te salpique el alma.

Qué espectáculo
son las sonrisas inesperadas!

Podría yo
negar el regocijo que producen?

No lo creo,
no podría yo,
yo solo aspiraría
a dejarme embriagar
por el sueño eterno,
por el baño de luz
que sería perderme
entre los recuerdos de nuestros sueños.

Oh, amiga!
Solo déjame llegar al mar
siguiendo el curso bajo del Loira.

Oh, amiga!
Solo déjame llegar
a comprender ínfimamente esta amistad
de vidas que se tejen entre nosotras.

domingo, 15 de mayo de 2022

Poemas en duermevela

Poemas en duermevela,
de tiempo suspendido en la infinita línea del sueño,
de silencios de madrugadas,
de mañanas soleadas,
de instantes en bucle hasta el final de lo ciclos de esta vida que se diluye entre la duermevela del poema.



¿Sabrías encontrar respuesta a las preguntas del poeta?
Quizás solo
parezca que tenemos las cosas bajo control
y sin darnos cuenta
vivimos en la estela
de nuestro propio sentimiento interior.

¿Quién eres?
¿Quién soy yo?

¿Quién es este rostro sobrecogedor
que me apelmaza el pecho,
que me invita a volar,
que me hace silbar la vida de emoción?

¿Quién eres?
¿Quién soy yo?

¿Cómo haces
para recitarme la sonrisa
en la duermevela
de esta poesía a contrarreloj?

¿Quién eres?
¿Quién soy yo?

jueves, 5 de mayo de 2022

El camino de la rendición

Hay veces que sueñas y te das cuenta de que los relojes de arena no están ahí para avisarte del tiempo que te queda, sino para recordarte todas las oportunidades que te quedan por vivir.
Petauroak - Hay veces



Estoy leyendo entradas hiper viejas de mi blog y leerlas
-leerme-
es como triste, nostálgico, bonito y desolador,
todo a la vez,
como ver a una persona que querías
derrumbarse hasta difuminarse del todo
y desaparecer.

¿Qué sucedió?

¿Cómo pasé de esa alegría, 
de esa esperanza,
a esta desidia,
esta desolación?

¿En qué momento
toda la luz que yo emitía
se apagó?

Leerme es como leer a otra persona,
una escalera al infierno,
un baile entre llamas,
un paseo de tinieblas
al calor
de las sombras
de mi corazón.