lunes, 25 de abril de 2022

Poesías de hebras rotas

Entre poesías de hebras rotas
como nosotras
veremos el rumbo entre los dedos
qué es todo esto?
qué es lo que hemos hecho?

Miramos al suelo
y abrimos vuelo
pensando en volver a jugar
con las cartas sin pensar
qué será?
qué será lo que nos espere mañana?
Qué es lo que pasa?
Qué es lo que pasa que nada me llama?

Préndeme el alma,
no mires a otro lado,
solo a la cama,
como si esperara
palabras llenas
entre miradas vacías,
son los últimos gritos de este rito
y no me derrito
entre cumbres nevadas de heridas,
entre brisas que avisan a las prisas
de comernos la vida
entre poesías
de hebras rotas,
como nosotras.

Comernos la vida
entre poesías de hebras rotas,
como nosotras.

Como nosotras...

Como nosotras...

domingo, 24 de abril de 2022

Ruinas y autotune

Si os veis con ganas, hacedme inmortal.
Elvirus - Testamento



Me doy la vuelta
ya está todo hecho,
el poeta ahí solo
y detrás todo el tiempo
que se llevó la vida
como si no fuese algo nuestro.

Mirad al cielo,
quizás así podría decir,
fingir,
sentir,
que no estoy en este juego
que la arena no se terminó
y el fin
no es solamente gritar.


¿Y quién podría explicarme todo esto?

Quise seguir y solo confundí lo nuestro.

¿Podría salir?

Pero entonces como soportar el peso

de toda una vida, apagada por el miedo.


Y yo que pensé que podría lograrlo todo
me confundí
y ahora camino solo,
por ti perdí
el aliento que lo era todo,
ahora vivir
solo me sabe a poco.


Me marcho de vuelta
aún me queda un trecho,
el pobre loco
persiguiendo otro sueño
detrás de mí yo lo siento,
sucumbo a la herida
como si no fuese por todo esto.

Mirad al suelo,
quizás así podría salir,
huir,
vivir,
que todo está en juego
que las ruinas no son templos
y el fin
es solamente saltar.


¿Y quién podría explicarme todo esto?

Quise seguir y solo confundí lo nuestro.

¿Podría salir?

Pero entonces como soportar el peso

de toda una vida, apagada por el miedo.


Y yo que pensé que podría lograrlo todo
me confundí
y ahora camino solo,
por ti perdí
el aliento que lo era todo,
ahora vivir
solo me sabe a poco.


Y yo que pensé que podría lograrlo todo
me confundí
y ahora camino solo,
por ti perdí
el aliento que lo era todo,
ahora vivir
solo me sabe a poco.


Y yo que pensé que podría lograrlo todo
me confundí
y ahora camino solo,
por ti perdí
el aliento que lo era todo,
ahora vivir
solo me sabe a poco.

viernes, 22 de abril de 2022

Café sola, café solo, gracias

La tristeza, la soledad, el desamparo,
en medio de la noche, 
escribiendo,
porque no hay nadie que nos escuche,
porque nunca habrá nadie que nos escuche,
porque a fin de cuentas nunca nadie nos ha escuchado.

Y solo
eso es todo
solo
al final
solamente
solo.

jueves, 21 de abril de 2022

Insaciable

Me necesito más de lo que pensaba,
es lo único que pienso
cuando me busco
y no me encuentro.

Como si pudiera sonreír ante mis miedos,
plantarles cara,
saltar lo más alto que puedo,
bloquear todo
y evitar cualquier finta
que mis sueños me hayan hecho.

Yo soy yo,
y mis sueños, mis sueños.

Y los dos somos
un cuento,
un viaje,
un instante ardiendo.

¿Hasta dónde me llevará el tiempo
antes de permitirme
comprender lo que deseo?

Y es que ya lo he dicho:
Me necesito más de lo que pensaba,
eso es todo,
eso es cierto.

Todo lo demás,
simplemente pasajero.


Libre,
como el Atlántico en el horizonte eterno.

A mis amigas

Si me sostengo en pie
es porque tengo amigas
que me llenan de luz el alma:
que ven en mí
todo lo bonito del mundo
y que con ellas
yo he aprendido a ver
todas mis capacidades,
todo mi potencial,
toda mi suerte
por permitirme quererme,
por permitirme abrirme a ellas
de par en par.

Porque vulnerable 
es como ante ellas siempre querré estar.

Ese es mi mayor acto de valentía:
permitirme amarlas
de forma incondicional.

jueves, 14 de abril de 2022

Tierna mirada que me salva

Yo no sé muy bien qué hago,
pero hago cosas y me río bastante.

Supongo que con eso bastaba.

Ahora hasta echo de menos eso,
ya no me río
ni hago apenas cosas
y es todo mucho más complicado,
como una vida que te pone encima
una losa tras otra
y solo podemos caminar
soportando toda esa carga.


Supongo que por eso me busco en otras miradas que por suerte me miran con más benevolencia y ternura
de la que podré dedicarme yo a mí mismo,
por intentar sentirme un poco más querido,
sentir que vale un poco la pena toda esta mierda de vida,
que nos tocó vivir
sin saber siquiera
en qué momento nos equivocamos al vivirla.

Y Maite me mira con todo su amor,
con ese brillo reconfortante
que emiten sus oscuros ojos,
y yo me pierdo ahí
pensando que ojalá ese instante fuese eterno
y pudiese hacer hogar esa amistad
que me salva en cada (re)caída
en la que estoy a punto de ahogarme.


Habitan en mí más demonios
de los que soy capaz de gestionar muchas veces,
y en mi mente se agolpan y golpean
frases que repiten,
como martillos repetitivos y constantes,
que valgo muy poco,
que estoy haciendo el tonto,
que por más que lo intente todo está roto,
y que no puedo cambiar a quien no quiere ser cambiado.

Y todo da vueltas ahí,
en mi cabeza
y yo lo suelto a borbotones
justo antes de ahogarme
bajo litros de angustias.

Y Maite, cerveza en mano,
clavando fijamente en mí su mirada,
se toma su tiempo,
apenas unos instantes,
y sus palabras me acarician el alma,
me consuelan,
me guían,
me salvan.

Y yo me siento feliz,
reconfortado,
y un poco más en paz con mi calma.

Y ella me abraza.

Y con eso,
ahora mismo
me basta.


Brindar por la amistad,
¿Sino por qué más brindaríamos si no fuese por amistarnos con ganas,
sujetándonos las miradas,
cruzándonos las sonrisas, las risas, las almas?

miércoles, 13 de abril de 2022

Sentados en un banco en un parque en el Calvario







No se cumple ninguna fecha, pero al día siguiente yo me iba a León, como hoy, y tú me esperabas en un banco. Yo quería impresionarte y llevaba una camiseta concreta, tú querías mostrarme y me llevabas dos libros -aunque solo me ibas a dejar uno, no dos. Yo no podía mirarte a los ojos
tu mirada transmitía demasiado,
tú me preguntabas que por qué no te miraba
y yo te lo explicaba
-y ya luego por la Peatonal me decías que Claudia decía lo mismo.
Yo eludía tu mirada que me desconcentraba
y para poder hilar más de un par de frases seguidas
me centraba en un niño que jugaba con su camión
y te contaba que yo tenía un camión igual
y que Brais y yo le habíamos roto una rueda en la playa.
Tú te reías, estabas nerviosa,
yo me reía, estaba nervioso,
y a pesar de todo
nos sentíamos en calma
sentados el uno al lado del otro.
Tenías una mano fría
y la otra caliente,
-como un termostato- decía yo.
Y tú me llamabas tonto, y me apretabas ligeramente más fuerte la mano.

No estuvimos mucho,
no más de un par de horas,
pero lo recuerdo tan bien
como si fuese hoy
preparando las cosas para irme a León
pensando en tus besos,
tus abrazos,
y tus alas de mariprosa.

-Estás mirando la posición del sol, para saber la hora?

viernes, 8 de abril de 2022

Desmontemos el amor para construirlo de nuevo

Desmontar el amor
para construirlo de nuevo,
darle vueltas,
sumarlo,
empezar de cero.

Comprender todos los vértices de este cuento,
observarlo de cerca,
de lado,
de lejos;
revisitarlo
para repensarlo y rehacerlo.

Mirar al fuego,
helarnos,
prendernos;
mojarnos hasta quitarnos la sed de en medio,
sumergirnos en comprenderlo,
jugar a atesorar este tesoro que tenemos.

Dibujar libertad
comprometiéndonos a querernos,
querernos en paz
sin guerras por miedo.

Fuera las dudas,
fuera los celos,
fuera todo lo que resta
y nos convierte en mucho menos.

Somos más,
sumemos...
sumemos...

Sumemos nuestros sueños
para llegar al cielo,
prender el infierno,
configurar nuestro universo;
elegir nuestros caminos,
nuestros senderos,
ser libres,
ser valientes,
ser tiernos.

Desmontar el amor
para construirlo de nuevo
desde el principio,
desde el comienzo.

Démonos tiempo,
démonos tiempo,
moldeemos nuestras vidas,
nuestros futuros,
nuestros sueños.

Creemos desde cero nuestra forma de querernos.

Vivamos el encuentro.

Desmontemos el amor
para construirlo de nuevo.

domingo, 3 de abril de 2022

Salvemos esta estrella

Salvemos esta estrella
de esperanza
que se esconde en nuestras manos
en un mundo deshumanizado,
loco,
encolerizado
que solo quiere arrebatarnos
las pocas fuerzas
que nos quedan
en este frenético telediario
de muertes, locura y guerras 
que nos han obligado a vivir.

¿Cómo salir de aquí?

El principio de siglo nos ha pillado con los pantalones bajados,
sumisos con la cabeza gacha
miramos a otro lado
¿qué hay de malo por soñar?
No nos pueden obligar a callar,
por eso simplemente nos agotan
hasta que no podemos más.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza,
el futuro está por venir.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza
el futuro está por venir.

Y la guerra en Palestina,
y la guerra en el Sahara,
y la guerra en Dombass,
y la guerra en tantos
y tantos sitios
que no te van a contar.

Y la guerra
de clases,
y la guerra
y la muerte
y la crisis
y la desidia,
y la locura,
y el dolor,
y el olvido,
y la televisión
a todas horas
la televisión.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza
el futuro está por venir.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza
el futuro está por venir.

La juventud busca salidas,
y los mayores buscan salidas,
y los adultos buscan salidas,
y los niños buscan salidas.

Soñamos para sobrevivir,
soñamos para sobrevivir.

Y alguien tendrá que vivir
para salvar esta estrella.

Y alguien tendrá que vivir
para salvar esta estrella.

El futuro está por venir.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza
el futuro está por venir.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza
el futuro está por venir.

Y si crees que hay salida
ven
y salvemos esta estrella,
todavía queda esperanza
el futuro está por venir.

Fractales resquebrajados en mil reflejos

Reflexionarnos nos lleva a veces a vernos externamente como meros reflejos de lo que somos,
pedazos tras el cristal,
fractales
interminables
que no tienen final.

Me pierdo en este juego de espejos,
buscando algo que no encuentro,
creyendo
que tengo
los medios para obtenerlo.

Tropiezo con las respuestas
cuando me habla el silencio,
y los lamentos de otros tiempos
se cuelan como susurros en el viento.

No sabría explicar que hacemos
en medio de este juego
de reflejos,
pero solo soy
lo que nunca seremos.

Reflexionarnos
nos lleva a rompernos.

Solo al final
podremos construirnos de nuevo.

sábado, 2 de abril de 2022

Mi pequeña costurera

Mi pequeña costurera
teje las sonrisas en el cielo,
busca los pequeños pliegues
y hace tricot y ganchillo
buscando encontrarle el dobladillo
a la esperanza plástica
que se moldea como quiere ella,
porque mi pequeña costurera
puede hacer magia con sus hilos
y agujas directas al corazón
para darle la vuelta a cualquier situación
y que el dolor se esfume
y desaparezca 
reducido al tamaño de un botón.

Mi pequeña costurera
poetiza las sonrisas,
ella solita puede brindar por la vida
y ver más allá de ti,
y ver más allá de ti,
para cantarle adiós
al olvido y el malestar,
ella quiere estar
pintando atardeceres en mis ojos
y coge su paleta de colores,
rojos, azules, verdes,
todos en un paisaje,
en un mosaico de versos,
mi pequeña costurera 
¿cómo puedes tú curarme el alma?

Mi pequeña costurera
¿cómo puedes tú curarme el alma?

Píntame los ojos
y quítame todas las sombras,
bésame las manos
y acaríciame los dedos.

Mi pequeña costurera
susúrrame la magia de tus versos.

Mi pequeña costurera
entóname tus mejores sueños,
dibújame la sonrisa
esperando que la esperanza
se tiña amarilla,
brille como la luz del día,
como el sol de la alegría,
como el calor de las prisas
con las que nos bebemos la vida.

Mi pequeña costurera
¿cómo puedes curarme el alma?

Mi pequeña costurera
no dejes de habitar entre los pliegues de mis sueños.

Mi pequeña costurera,
ven,
ven,
ilumíname,
se parte de este poeta que se cura con sus propios versos.






* * *

Mi pequeña costurera
te hablo
aunque sea a mí mismo
a quien recito
en esta reconversión de ilusión.