domingo, 29 de agosto de 2021

Deconstruye las emociones

Deconstruye las emociones si quieres comprenderlas,
redúcelas a su mínima esencia,
libéralas del absurdo,
de las culpas,
de los perdones,
de los sentimientos innecesarios,
del sufrimiento inútil,
de todos sus sinsentidos.

Deconstruye las emociones
si quieres darles forma,
convertirlas en lo que tú quieras,
manipular tus propios sentimientos
para que tomen cuerpo,
para que sean
lo que tú deseas que sean.

Deconstruye las emociones
hasta ser uno con tus sentimientos,
que no te den miedo,
que no sean argumento
para temer lo que queremos,
sabemos que hacemos
con nuestros sentimientos
lo que decidamos hacer con ellos.

Deconstruye las emociones si quieres comprenderlas,
redúcelas al mínimo
que sean camino de ida y de vuelta.

sábado, 28 de agosto de 2021

Vientos de Bretaña

I

Ojalá volver a la Bretaña,
dejar volar el tiempo entre la salitre que todo se lo llevaba
y mirar al mañana
para improvisar la ruta en nuestros mapas.

Vuelvo a perder por no ganarme suficiente a mis miedos

"Me tienes delante, ¿y ahora qué hacemos?

Estamos en el punto medio
entre lo que éramos y lo que seremos."
Sudores fríos (Natos, Waor, Recycled J)



Ojalá volver a la Bretaña,
dejar volar el tiempo entre la salitre que todo se lo llevaba
y mirar al mañana
que vendrá en los atardeceres que todo lo callan,
escupir palabras
en las paredes aleatorias de la madrugada,
y entre cervezas y risas
perdernos en nuestros besos
consumirnos a versos
sucumbir al calor de nuestros cuerpos
mientras la noche nos esconde de los gritos,
demonios que bailan,
fantasmas que danzan,
y todos los miedos
huyendo con cada caricia
los espantas.

Solo hay ahora miradas...
y silencios que no nombramos
para no confundirnos
entre lo que venía y lo que sería,
clase de ritos
quemando los domingos
entre ríos
callando al frío
por darnos un respiro.

Ya no quedan testigos...
ya no quedan testigos.

Y dimos volantazo al destino
giramos al abrigo
de los árboles, de los pinos,
nos salimos del camino
y ahora buscamos mapas perdidos
por comprender dónde están todos nuestros sueños
que volaron al viento en la negra noche de verano...
y ahora todo es invierno.

Solo intento no caerme de nuevo,
encontrar el equilibrio que quiero,
ver la paz en el espejo de mi mirada
y morder poemas arrancándote suspiros.

¿Queda camino?

¿Quedan finales en los cuentos?

Solo leyendas, historias y parques...
comiendo pipas como quien rehuye al tiempo,
al miedo,
al futuro,
al destino...

Soy ese abrigo?

Seré mi propio amigo.

viernes, 27 de agosto de 2021

Dibujando con dedos en el aire

Entre las fintas de los sueños
sorprendí a la vida
toqué fondo en los cuentos
y comprendí donde estaba la salida.

Salté versos como poesías
y canté canciones
que eran sonrisas
y ahora que nada me queda
solo en la noche encuentro alternativa.

Sorprendiendo el instante
haciéndolo eterno,
soplándole al tiempo
que el viento se pasa,
no quedan palabras
y momentos inciertos
comprendo el momento
y lo hago pretérito imperfecto,
pluscuamperfecto incierto.

Aplaudo el paso,
la vida con vasos
miradas de vidrio
cerveza en las manos
sorpasso los rastros
de risas lejanas
no hay caladas
que queden en besos,
en nada.

Caricias de infarto
legitiman el momento
el encuentro
el tempo
el clásico fragmento
de poemas de aliento
solo soy un terco
soldado de hielo
el invierno se ha puesto de largo
y yo ya no quiero el vestido,
el sombrero.

Quizás no lo niego,
quizás no lo quiero,
quizás no comprendo
donde quedaban nuestros juegos,
y saliva de labios
poesía de manos,
versos de agravio
en tu espalda de alas
de sueños fugados.

Nos quedan los cielos
nos queda el mañana
y sin salida, alternativa ni palabras
solo te miro
para que sepas lo que callabas
cuando la vida giraba
en las noches cálidas
entre ríos, mares y montañas.

¿Por qué no nos vemos
cuando se apagan las luces,
las nubes,
los miedos?

Sorprendernos
instantes infinitos, fugaces, voraces, inciertos.

No queda aliento

respirémonos por dentro

respirémonos por dentro.

jueves, 26 de agosto de 2021

Las sombras interiores y exteriores... el camino para comprender las tinieblas

Pensamos
para comprendernos,
para saber qué somos,
quiénes somos,
qué queremos.

Pensar
sin cuestionárselo todo
es vivir una existencia de sombras y oscuridad
es vivir en un negro charco
que solo refleja el negro cielo nocturno sin luna.

Pensamos
cuando nos miramos en nuestro reflejo
y decimos
somos nosotros
quien está ante nosotros
quienes estamos pensando en ello
y así,
nos leemos
la vida,
la mirada,
los sueños
y pensamos en voz alta
para saber qué queremos.

No sabíamos que las sombras estaban ahí hasta que tuvimos luz.

Simplemente,
no lo sabíamos.

Nunca lo habíamos pensado
¿por qué lo íbamos a pensar
si no podíamos verlas?
Pero ahora que podíamos ver la luz...
podíamos ver las sombras;

y ellas estaban ahí,
siempre,
expectantes,
dispuestas a devorarnos
entre nuestros miedos.

Hay un nosotros,
un yo,
y un fuera de nosotros,
un fuera de yo,
eso solo significa...
que hay más cosas a las que tener miedo...

que a lo que vemos, oímos y olemos
y a lo que sentimos dentro nuestro,
aquello que sabemos que está ahí
pero que no podemos experimentar
solo... simplemente... lo vemos en nuestra cabeza...
y creemos...

creemos que hay algo ahí fuera de nosotros...

que nos ha hecho pensar....

Porque pensamos,
de repente pensamos,
y además de saber quiénes somos
y qué queremos,
ansiamos saber
por qué somos,
queremos,
y nos reconocemos...

queremos saber por qué pensamos...

¿Qué es lo que hay ahí fuera que nos ha hecho mirarnos al espejo y ser capaces de reconocernos?


Quizás ahí, fuera de nosotros, encontremos todas las respuestas...

...en el vacío...

Y al final...
aprender a hacer frente a las sombras de fuera nos ayuda a combatir las sombras interiores.

Solo así se pueden controlar todas las oscuridades.




No sabíamos que las sombras estaban ahí hasta que tuvimos luz.

domingo, 8 de agosto de 2021

Como si me fiara de lo que dijeras...

Como si me fiara de lo que dijeras
como si no fueras a clavármela mañana.
Elvirus



Mírame a la cara
y miénteme como si no fuese mentira,
como si todo lo que decías
no fuesen palabras vacías,
caminos sin salida
que no llevan a otro sitio
que a la mísera caída.

Yo creía,
yo creía,
yo creía que había todavía
esperanza en la herida.


Me dicen que no llore
que los niños no lloran,
me dicen que no escriba
que los niños no poetizan,
me dicen que sea fuerte
que los niños no se encogen.

Los niños, los niños, los niños estamos hartos de tragarnos vuestras palabras.


Y todo se nubla cuando la vida se acaba,
y donde está la poesía
cuando la risa se apagó como una cerilla
consumida
en el cenicero por querer arder demasiado deprisa.

No hay prisa,
no hay prisa,
y yo me muero
por no dejar hueco a la maldita
mirada rota que solo denota
espejos a trozos y versos en ruinas.

Mírame a la cara
y no me mientas
¿Qué es este loco intento
por reconstruir los pedazos
de lo que fue un nosotros?
Mírame a la cara
y solo olvídate de mí
como realmente querías.

Que se salve quien pueda,
líbrame de todo lo que dije no haría
pues será ahí donde resida la caída,
¿qué harías
qué harías
si todavía quedase sentido en la brisa?
como si la poesía concurriese en esta rutina
que se desgaja entre sonrisas tristes que queman.

Agacha la cabeza
y no me mires desperdigar mis rotos,
ten la decencia
de darme intimidad
al desvestir mi amor y mis vergüenzas,
como si todavía valiese la pena
drenar las penas,
llorar las almas yermas,
fingir que queda esperanza
en esta sucia ruleta de club de carretera.

Deja los trozos,
deja los trozos,
finge que alguna vez hubo un nosotros
puede que así la herida de tanto arder
suture y ya no sea una cicatriz abierta
que solo consume y quema

los sueños de salir ileso
en esta partida de malditos poetas.



Agacha la mirada
y deja mi inocencia
quebrarse sin retorno
en esta ruptura sin vacíos ni caídas








¿Qué harías
si hubiera habido futuro en la vida?

viernes, 6 de agosto de 2021

Sueño que la poesía ilumine de luz mis días

@Petauroak 
Escandar me ha vuelto a hacer soñar con la poesía.
06/08/21




Hoy
leyendo a Escandar,
más concretamente Hogares,
he vuelto a soñar con la poesía

con la ilusión de escribir,
de reunir todas las emociones de años
en un pequeño fragmento de vida
de hacer de un libro una sonrisa
de atesorar palabras, cuidar miradas, dibujar prisas

por vivir, por vivir, por vivir.


Hoy
leyéndole
he querido volver a recitar,
subirme a un escenario
espantar a todos los demonios
y fantasmas
y demás monstruos
y gritar a todos
aquí estoy yo
y estoy soy yo
y mientras recito solo quiero llegaros
y que seamos durante esos instantes
nosotros.


Estoy aprendiendo a llegarme.
A ser donde debo estar
y a estar donde debo ser.
A pintar de poesía mis días,
de ilusión mis mañanas,
de futuros mis noches
y de sueños
siempre sueños
mis atardeceres.

Como el infinito suspendido en la eternidad del horizonte.


Hoy he vuelto a soñar con la poesía,
con vivir escribiendo
escribir viviendo
vivir para escribir
escribir para vivir
desliar los miedos,
las fantasías,
el amor,
la amistad
y los encuentros,
en la magia suspendida del poema que toma cuerpo
como los senderos que nos unen, nos acercan, nos bebemos
la vida
a sonrisas
los versos.

Como un poeta que sabe dónde está su lugar
y su lugar está
dónde siempre estuvieron
las personas que le abrieron camino,
le tendieron su mano,
le recogieron del suelo
cuando cae.

Porque un poeta siempre cae y tiene amistades a quien escribir en agradecimiento por quererlo.



Hoy he vuelto a soñar con la poesía
y ha sido bonito
sin esperarlo, sin quererlo,
salir al encuentro
de la libertad 
como un verso libre surcando el horizonte entre el mar y los cielos.






Gracias amigas
por ser
en los kilómetros de distancia que nos queremos.

Lo que daría por compartir unos instantes contigo de nuevo

Que difícil es a veces ser consciente de que los recuerdos se te escapan. 

Mirar a los ojos al tiempo y reconocer su paso en el espejo.

Descubrir
que los pequeños detalles que antes conocías de memoria
ahora
te abandonan
poco a poco
y no eres capaz de realizar
procesos rutinarios
que antes eran parte de ti.

En momentos así me encharca una húmeda melancolía
y miro al frío de un quinto piso
y se me llena de recuerdos
el pecho.

Una sonrisa,
un beso de buenas noches,
una conversación comiendo.

Una partida de cartas,
una risa que llena,
unos pasos por el largo pasillo viniendo.

Se me escapa
la vida
entre los dedos
y sin saber bien cómo
se me agota el tiempo.

La memoria falla,
la tristeza viene,
y lo que has perdido,
eres plenamente consciente,
de que ya nunca más regresa.

miércoles, 4 de agosto de 2021

Melodía de la noche sin luna

Pedazos en trizas
fragmentos de tizas
los sueños que hechizan
se queman sin prisas
no sabría encontrar la salida
y aún así trataría
de beberme un instante tu risa.

Confía la luna
que el tiempo no avisa
que marcha distante,
doliente, silbante,
como sonrisa menguante
que todo lo desliza
entre las palabras
que callan
lo que un día sería
la vida que ya no termina.

Y en hora presunta
que todo lo acuna
ya no hay nada
para atesorar la mirada
que todo lo arrulla,
cobija, deslumbra,
y sin saber la pregunta
no encuentras respuestas
en esta eterna sorpresa fecunda.

lunes, 2 de agosto de 2021

Embriagado consumiendo imperios

Me he perdido por tus curvas
como en un vaso sin fondo
la cerveza que corre
y yo que con tan poco me ahogo.

Pude lamerme los miedos,
pero no significa que no sigan por dentro
solo intento ser digno acierto
y el mundo en mis manos
y el viento en mi pecho.

Intenta comprender este cuento
y en la madrugada
tu cuello en mi aliento
y la almohada que muerdo
como si el instante fuese eterno.

Cualquier plan es bueno si es contigo
y abrir las alas
y follar duro y follar con cariño
y abrirnos,
cuidarnos,
sentirnos.

Y mira que me repito,
pero que importante
es hacer de este refugio puro cobijo
y abrigo en las noches de invierno
cuando nos perdemos
y ya no vemos salida
para este poema que seremos.

Somos puro canto poligonero
y vivimos con clase
y con mucho instinto
y nos lanzamos al vacío
porque jugamos apostando
pisando a fondo
para quitarnos el tedio.

No pises el freno
si no hay destino
basta con llegar a algún sitio
y ya haremos de ese lugar hogar
si es tu cuerpo con el mío.

Y a veces soy conflictivo,
cobarde, vidrio
miradas rotas
y lágrimas de acero,
pero camino por no perderme a mí mismo
entre las farolas que ya no arden
en este infinito efímero.

Nena, yo por ti tiendo a derribar imperios,
ver arder ciudades para apagar mi infierno
solo en el mar como el fuego
consumiendo 
el instante entre tus labios y mi pecho
locura embriagadora
como si quemásemos el centro medo.

Ya no hay miedo
cuando arde en mi alma la llamada del destino.

Y vivo en un desierto incierto
los faros ya no me iluminan
y el sudor me hace de abrigo
cuando estallo en todos los sentidos
y no hay camino
cuando el horizonte se me queda pequeño, cariño.

Ya no hay miedo
cuando arde en mi alma la llamada del destino.

Y no hay más camino
que el que abro
cuando todo lo derribo,
cuando consumo el frío
cuando callo al grito que llevo conmigo
cuando me pierdo entre tus curvas
como en un mar sin ríos
abriendo cielos
entre las alas de mi pecho extasiado ardiendo.

Embriagado
consumiendo imperios
por seguir contigo.