lunes, 9 de marzo de 2015

Todas las primaveras florecen

Me gusta perderme entre las palabras y sentimientos de la gente. Descubrir las pistas que dejan sobre ellos mismos como una alfombra de hojas en medio del sendero.

Me gusta perderme entre las palabras y sentimientos de la gente. Respirar la atmósfera que se desprende mientras otean el mundo como la primavera en lo alto de un mirador perdido en cualquier cañón de un río sin nombre, como la memoria que trae la corriente con sus reflexiones y profundas intimidades.

Me gusta perderme entre las palabras y sentimientos de la gente. Zambullirme en su personalidad, como entre las líneas de un blog por escribir, como los brotes de un árbol antes de florecer.

Me gusta perderme entre las palabras y sentimientos de la gente. Navegar a la deriva admirando un mundo por reinterpretar, una acuarela impresionista que redibujar, como un lienzo de versos y párrafos con los que soñar, como el alma de una persona a la que sentir y con la que empatizar.

Me gusta perderme entre las palabras y sentimientos de la gente. Me gusta sentarme en la hierba y esperar para encontrar a alguien con quien el corazón y el alma florezcan de verdad.

Me gusta (porque es bonito descubrir el alma humana).